Ir al contenido principal

No puedo vivir sin el móvil


Hay gente a la que ves en la calle o en un bar manoseando su móvil, revisándolo, tecleando, leyendo con el ceño fruncido... y te recuerda a aquellos estrambóticos japoneses que lloraban cuando se les moría el tamagochi. ¿No caes? Era aquella especie de llaveritos con una pantallita a los que había que alimentar, poner a descansar, hacer reír y hasta curar según sus antojos.
Era 1996 y nos parecía una exageración. Ahora hay quienes han sustituido aquel chisme por el móvil, pero la vida que cuidan es la suya propia en miniatura. Unos expertos creen que es simplemente un cambio en el uso social de la tecnología, y otros ven algo preocupante, adictivo en este modo de conducirse. Son psicólogos a quienes les parece claro que sí que puede estar fraguándose algún problema de sociabilidad entre quienes abusan del uso del móvil.
Una rayita de batería
Hablamos de ellos con Francisca López, experta en adicciones y directora del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada. Las conclusiones preliminares de una investigación que tiene en marcha arrojan que el 8% de los universitarios españoles sufre nomofobia (“no-mobile phobia”, si buscamos la expresión inglesa), es decir, padece “un miedo irracional a no llevar encima el móvil” o a que se le acabe la batería. El terreno del estudio es movedizo, porque, primero, la ciencia no se pone de acuerdo en si el abuso de las tecnologías es un trastorno del control de impulsos (la persona no se detiene a pensar si lo que va a hacer es bueno o malo) o si es una adicción propiamente. López dice que hay pocos estudio aún para determinarlo.

Y segundo, no está claro aún si esa adicción lo es al teléfono (estar localizable y “mensajeable”) o si es que el móvil es la puerta de acceso a internet y, por lo tanto, a redes sociales, mensajería instantánea, correo electrónico, noticias... Lo que la profesora granadina tiene claro es que: “La comunidad castiga a los jóvenes que no tienen móvil” y confirma algo que hemos leído en otras investigaciones: “Son personas con baja autoestima, que no saben relacionarse y con dificultades para resolver problemas del día a día”.


Para seguir leyendo este artículo dirigirse al siguiente link : http://www.quo.es/ciencia/psicologia/no_puedo_vivir_sin_el_movil


Comentarios

Entradas populares de este blog

Modelos de mapas conceptuales

Para los estudiantes de la unidad educativa Gral. "Rafael Urdaneta", como referencia














Periódico Mural

¿Que es un periodico mural?
El periódico mural o periódico escolar es un medio de comunicación que regularmente se elabora por los propios alumnos con la guía del maestro y emplea una temática variada. Aunque generalmente se utiliza para dar a conocer efemérides, las potencialidades del mismo abarcan otros tópicos, como la promoción de tradiciones y costumbres, del arte, la cultura y los valores, entre otros.
También puede ser valioso internamente en el aula para una materia específica cuando el profesor desea enfatizar algún tema que se ha estudiado durante las clases. De esta manera el alumno estará en contacto visual constante con la información y logrará mayor retención de lo aprendido. El periódico mural se diseña con base a fotografías y gráficos vistosos. La tipografía es atractiva y se distribuye armónicamente y el contenido debe ser claro para lograr el impacto deseado. Sus características tienen como propósito garantizar su lectura y la asimilación rápida del contenido.


Procesos o sistemas energéticos

Los sistemas energéticos
      El cuerpo para su funcionamiento necesita de un mantenimiento en la producción de energía, esta energía proviene de la ingesta de alimentos, de las bebidas y del propio oxigeno que respiramos. Nuestro cuerpo usa el ATP (adenosín-trifosfato) como única unidad de energía, pero dispone de varias formas de obtener ATP.
      Las diferentes maneras que tiene el organismo para suministrar ATP a los músculos es el concepto de los sistemas energéticos.

      El músculo esquelético dispone de cinco diferentes moléculas de donde obtener la energía para sus contracciones. Que son el trifosfato de adenosina, el fosfato de creatina, el glucógeno, las grasas y las proteínas.

      La más rápida y potente la obtiene del sistema de los fosfagenos (ATP y fosfocreatina), esta forma por sí sola, solo es capaz de suministrar energía durante unos pocos segundos. Su relevo lo coge el metabolismo anaeróbico a través de las glucosis no oxidativa que su máximo se encuentra alrededor…