NEUROQUÍMICA El amor eterno existe


La sonrisa perpetua en los labios, la urgencia por estar con él (o ella), erizarse el vello con solo rozar su mano. Quien haya estado alguna vez perdidamente enamorado sabe que es un estado irracional en el que se pasa de la felicidad más absoluta a una desesperanza aguda en cuestión de segundos. En los últimos años, las técnicas de imagen cerebral han desvelado que estos sentimientos tan intensos, a los que llamamos amor, no son más que una suerte de fuegos de artificio químicos cuyo cometido es que busquemos una pareja y la mantengamos hasta que cumplamos nuestro destino evolutivo: tener hijos. Y cuando esta misión biológica acaba, el amor termina.

                Pero Bryan Earp y Julian Savulescu, dos expertos en Bioética de la Universidad de Oxford, planteaban recientemente en un artículo de la revista New Scientist: “Algunas de las investigaciones más recientes aseguran que podríamos utilizar los mecanismos químicos implicados en el amor para hacer que los matrimonios duren para siempre”. ¿Y por qué no? Ellos mismos están trabajando actualmente en un libro que se titulará Love Drugs, en el que abordan las últimas investigaciones en este campo y plantean algunas cuestiones morales que se derivarían de su uso en el futuro. Pero ¿existen ya medicamentos con estos efectos capaces de prevenir el divorcio?

Pastillas para el corazón
“Ya hay muchas maneras de alterar la química cerebral de una persona –ya sea la propia o la de la pareja– de manera que ayude a mantener un matrimonio. La oxitocina, por ejemplo, es una hormona liberada de forma natural por el cerebro cuando mantenemos relaciones sexuales, y es un elemento indispensable en la sensación de amor y conexión entre los individuos en cualquier tipo de relación. Así, si los niveles de oxitocina de la pareja decaen, por ejemplo por la
falta de relaciones sexuales, el sentimiento de conexión en la pareja también irá disminuyendo. Pues ya existe una forma de subir los niveles de oxitocina: Con un simple spray nasal que se vende incluso por internet”, responden Savulescu y Earp a través de correo electrónico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Procesos o sistemas energéticos

Periódico Mural