La Rata Topo casi inmortal


La suerte de la fea la guapa la desea”, dice un refrán que podría aplicarse perfectamente a la protagonista de este reportaje. Y es que la rata topo desnuda (Heterocephalus glaber) bonita no es. Es una criatura de aspecto extraño. Pero, en contrapartida a su fealdad, la naturaleza la ha dotado de un organismo privilegiado gracias al cual no envejece ni padece cáncer. El hombre ha pasado siglos buscando el secreto de “la eterna juventud”. Lo ha perseguido en las fórmulas de los alquimistas medievales, y creyó encontrarlo en las selvas de Florida, donde el conquistador Ponce de León dijo que existía una fuente mágica que rejuvenecía... Pero todo eran espejismos, y al final parece que la solución a esa quimera podría estar en el ADN de esta poco agraciada y diminuta criatura subterránea.

Eternamente joven
Porque la rata topo posee las claves del mejor tratamiento antiaging del mundo. No solo hace gala de una longevidad asombrosa (vive una media de 23 años, frente a los ocho del resto de los roedores), sino que además no muestra síntomas de envejecimiento. Los científicos están desconcertados, ya que el organismo de esta criatura parece desafiar algunas de las leyes básicas de la biología. Sus células no acusan los síntomas del llamado estrés oxidativo, que está vinculado al proceso de envejecimiento y a enfermedades como la aterosclerosis y el alzhéimer.

Estas ratas no desarrollan tumores ni cuando se los intentan provocar en el laboratorio
Tampoco entienden los investigadores cómo puede vivir tantos años este extraño roedor teniendo unos telómeros excesivamente cortos. Los telómeros son los extremos de los cromosomas, y su longitud está vinculada a la longevidad. Cuando se desgastan, las células empiezan a envejecer, a menos que el organismo sea capaz de generar una sustancia, llamada telomerasa, que los repare. Pero los telómeros de la rata topo, aunque anormalmente pequeños, no se deterioran. Dado que su organismo no produce telomerasa, los investigadores suponen que debe de sufrir alguna mutación que hace que los extremos de los cromosomas se repliquen a sí mismos y se mantengan intactos durante casi toda su vida. Es solo una hipótesis, pero estudian su genética para encontrar el secreto que nos permita vivir más y mantenernos siempre jóvenes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Periódico Mural

Procesos o sistemas energéticos